Comunicado de prensa 011/2004

La diplomacia, medio para ganar amigos y socios, no enemigos gratuitos: Porfirio Muñoz Ledo

Zinacantepec, Estado de México, 6 de mayo de 2004.

Hay que entender la diplomacia como un medio para hacer amigos y socios, no para crearse gratuitamente enemigos, afirmó el embajador de México ante la Unión Europea, Porfirio Muñoz Ledo, al ofrecer una conferencia magistral en El Colegio Mexiquense, A. C., con el tema "Los recientes sucesos en Europa y sus implicaciones políticas y económicas para México".

En referencia a la ampliación de la Unión Europea con el ingreso de diez países del este europeo el día primero de este mes, consideró que por las características de esas naciones México tiene muchas oportunidades de ampliar y profundizar sus relaciones, pero subrayó que esto depende de la capacidad de México para relacionarse, pues con nueve de esos países, salvo con Chipre, tiene una relación comercial deficitaria.

Es una oportunidad para que México avance mucho, porque esas diez naciones son muy cercanas a nosotros y ninguna podría inundar con sus exportaciones el mercado nacional; podemos establecer lazos políticos de todo tipo, y dada la relación que ya existe con la Unión Europea, el interés nacional debe estar en que ese socio sea todavía más grande y fuerte, asentó. Es cuestión de hacer una política de largo plazo, afirmó, pues México es un actor internacional fundamental, añadió.

Dos grandes aspectos estuvieron presentes en la conferencia del embajador Muñoz Ledo: el de la reconstitución de los vínculos con América Latina y el de la próxima cumbre Europa-América Latina a celebrarse en Guadalajara, a la cual le dio los mejores auspicios, pues se atendió la posición europea de incluir el tema de la cohesión social de los países latinoamericanos.

Afirmó que durante varias décadas el subcontinente tuvo una doctrina económica común proveniente de la CEPAL, pero a América Latina la hicieron pasar de una doctrina cepalina, fundada en la sustitución de importaciones, el desarrollo interno y el proteccionismo, a una apertura comercial sin transiciones; el cambio fue de 180 grados y nos dejó completamente desamparados, aseguró.

Se pronunció por la profundización de la conciencia latinoamericana, el fortalecimiento de la capacidad de negociación, inteligencia de los países desarrollados, en especial de los europeos, pues si están preocupados por la desigualdad social y la ingobernabildad, deben propiciar que se llegue a conclusiones, porque la desigualdad también es internacional.

Muñoz Ledo cuestionó si es razonable para el mundo la concentración actual de la riqueza y la violación de numerosos acuerdos internacionales, pero rechazó que deba darse una lucha de sordos entre globalifóbicos y globalífilicos, sino que debe darse un trabajo de largo aliento en un nuevo acuerdo internacional, y la relación con la Unión Europea puede ayudar a ese propósito porque hay caminos que se pueden recorrer.

Tanto en su conferencia ante el claustro académico como en una charla previa con los medios informativos, el embajador Muñoz Ledo evitó referirse a la crisis de las relaciones del gobierno mexicano con el cubano, pues, dijo, la Cancillería mandato a los embajadores en ese sentido, pero sí anunció su renuncia a la representación diplomática que ostenta para hacerla efectiva al concluir la cumbre de jefes de Estado de Europa y América Latina, y con respecto a los escándalos políticos que vive México, expresó que la contienda por la Presidencia de la República no debe ser una pelea de callejón ni de porros.

La conferencia fue organizada por el Programa Interdisciplinarios de Estudios sobre Europa, coordinado por el investigador Eduardo Morales Pérez; el embajador Muñoz Ledo estuvo acompañado por el presidente de El Colegio, Carlos Quintana Roldán, y a la charla acudieron, entre un numeroso público, el ex gobernador Ignacio Pichardo Pagaza y el secretario de Educación, Cultura y Bienestar Social del gobierno del estado, Agustín Gasca Pliego.